Cocina fácil para la mujer moderna o cocina moderna para la mujer fácil

Olla a Presión


La olla a presión es uno de esos elementos indispensables que se debe tener en una cocina, ya que es sumamente práctica para preparar determinados alimentos en un período más breve de tiempo.

El funcionamiento es bastante simple, se trata de una olla que trabaja a altas temperaturas por quedar herméticamente cerrada, sin permitir que salga agua ni vapor que se encuentren por debajo de una cierta temperatura.

Al estar completamente cerrada, la olla a presión permite alcanzar temperaturas por encima del nivel de ebullición del agua, logrando una cocción a una velocidad más rápida y aprovechando al máximo el calor que se genera.

Las primeras veces que se utilizan estas ollas es muy difícil poder calcular el tiempo que demora en cocinar, por lo que es habitual que las comidas se pasen o algunos alimentos como las papas y el pescado se deshagan, pero es cuestión de práctica.

Una vez que se acostumbra al tiempo que lleva de cocinar la olla a presión, se logran platos deliciosos y rápidos.

Todas las ollas a presión cuentan con una válvula en su parte superior, la cual cumple la función de ir dejando salir el vapor cuando se alcanzan las temperaturas máximas que resiste.

Las instrucciones de uso aclaran siempre que se debe mantener bien limpia esta válvula, ya que con el sucesivo uso se puede obstruir con restos de comida y puede ser peligroso que eso ocurra.

Un detalle a saber es que cuando la válvula comienza a silbar es el aviso de que el agua alcanzó la temperatura que hierve, en ese momento podemos disminuir la llama del fuego para ahorrar combustible.

La olla a presión nunca se debe abrir cuando está en el punto de hervor.

Se debe esperar a que se enfríe o incluso colocarla debajo de una canilla para que baje la temperatura antes de abrirla.

Son muchas las recetas que se pueden preparar reduciendo el tiempo de cocción gracias a la olla a presión, donde los alimentos más comunes que se cocinan son el arroz, carne, pollo, verduras, lentejas, garbanzos, etc.

Funcionamiento y tiempo de cocción con la olla a presión

Para tener una noción aproximada del tiempo de cocción se puede estimar que demora la tercera parte de lo que lleva en una olla común.

Nunca se debe llenar la olla más de 2/3 de su capacidad (incluyendo el agua), e incluso si se trata de lentejas, porotos o garbanzos, se recomienda que no supere 1/3 de la capacidad ya que duplican su tamaño con la cocción y pueden tapar la válvula y alterar el funcionamiento.

Además de la rápida cocción, la olla a presión es excelente para cocinar de una forma mucho más limpia y menos olorosa.

Al quedar herméticamente cerrada no permite que se derrame ningún componente mientras se cocina, evitando así salpicaduras sobre el fuego y la cocina, generando un menor trabajo de limpieza.

En el mercado se pueden encontrar una amplia cantidad de marcas y modelos que varían su precio según la calidad de sus componentes, siendo Magefesa y Tefal dos reconocidas marcas con una buena relación de precio y calidad.

Es una manera rápida y sencilla de cocinar platos que requieren bastante tiempo para su elaboración. Además permite un gran ahorro de energía y que la cocción se realice con menos grasas.

La aparición de la olla a presión es un claro ejemplo de adaptación a las nuevos tiempos que requieren rapidez en la cocina.

Lejos queda la época en que los cocineros con mayores miras de futuro tapaban con miga de pan los bordes de las cazuelas para conseguir preparar platos más rápidamente. Lo que probablemente se desconocía entonces eran las grandes ventajas que implicaba este tipo de cocción.

Además del indudable ahorro de energía, que puede llegar hasta el 70%, los alimentos mantienen sus propiedades nutritivas al reducirse el tiempo de elaboración.

Además, el cierre hermético de la tapa evita la pérdida de sabores. De cualquier forma, la olla presión tardó algún tiempo en incorporarse a las cocinas.

Los problemas de seguridad de los primeros modelos que salieron al mercado provocaron desconfianza entre los usuarios.

Hoy los dispositivos de seguridad de las nuevas ollas avalan la plena confianza de la utilización de las mismas.

Modelos a elegir

Las posibilidades que se ofrecen, a nivel de modelos, son varias: desde la clásica olla con válvula giratoria, hasta las más modernas que la tienen incorporada en el “mango – tapa”.

La principal ventaja de estas últimas es la mejora en la expulsión del vapor mediante una serie de válvulas reguladoras. Gracias a este sistema, el cocinero controla, incluso en mitad de la cocción, el nivel de presión en función del alimento a preparar. De este modo, se podrá degustar un plato en su punto.

Preparadas para funcionar sobre todo tipo de fuegos (gas, electricidad, vitrocerámica e inducción) y con la comodidad de poder introducirlas en el lavavajillas, se han convertido en una verdadera tentación. Los fabricantes, han ideado una nueva generación de ollas con un sistema más avanzado y sofisticado de cocina a presión: las super rápidas. Menos tiempo, menos coste energético, mayor calidad.

Con el tiempo justo

A la hora de cocinar en ollas a presión hay que tener cuidado dependiendo de los alimentos que se quieran preparar.

Para conseguir un plato en su punto y que mantengan todas sus vitaminas y propiedades nutritivas hay que tener en cuenta una serie de aspectos.

Si se trata de pescado, para evitar que se desmenuce es aconsejable envolverlo en un repasador y cocerlo un tiempo aproximado de entre 2 y 10 minutos. El tiempo varía según el pescado y el tipo de olla que se utilice, rápida o super rápida.

Para la carne este tipo de ollas es ideal ya que se trata de un alimento que exige mucho tiempo de cocción..

Lo máximo que tardará en tener a punto la carne en una olla de este tipo serán 30 minutos y conseguirá conservar todo su sabor.

Para las verduras es esencial utilizar poco agua puesto que así conservan todo su color y vitaminas.

El tiempo ideal de cocción es de uno a diez minutos aproximadamente dependiendo de las propiedades específicas de la verdura.

Sistemas de seguridad

Afortunadamente hoy en día existen en el mercado utensilios muy perfeccionados que se han elaborado con una única finalidad, asegurar la plena garantía de su utilización.

De cualquier forma es imprescindible seguir al pie de letra las indicaciones de los fabricantes en cuanto a la cantidad de agua, tiempo o presión a utilizar.

Válvula reguladora de presión.

Su finalidad es mantener la presión de trabajo de la olla.  Actúa dejando salir el vapor del interior en el caso de que se alcancen temperaturas demasiado elevadas.

Válvula depresora.

Esta válvula interviene para impedir un aumento excesivo de presión. En algunos modelos, este dispositivo incluye un mecanismo sonoro que avisa de su puesta en marcha.

Ventana tapa.

Este objeto permite que la junta de cierre de la tapa se dilate lo suficiente como para permitir la expulsión del vapor. Solamente entra en acción en casos extremos cuando las válvulas de salidas de vapor se atasquen.

El Uso correcto A la hora de utilizar las ollas a presión es necesario tener en cuenta una serie de consejos que optimizarán resultados y evitarán cualquier tipo de problema.

La máxima cantidad de líquido que la olla puede admitir es de 2/3 de su capacidad total y la mínima es de ¼.

Cuando se trabaje con alimentos que se hinchan o que produzcan mucha espuma es mejor llenar la olla sólo hasta la mitad ya que puede dar lugar a una obstrucción de la salida de vapor.

La olla no se debe abrir cuando aún tiene presión. Tampoco es aconsejable enfriarla artificialmente puesto que en los tiempos de cocción establecidos se cuenta lo que el vapor tarda en salir.

Para conseguir un mayor ahorro de energía, en el momento que la olla alcance su punto máximo de presión ,hay que bajar el fuego.

También se contribuirá al ahorro si una vez se ha apartado del fuego, se mantiene cerrada hasta que baje la presión aprovechando el calor que contiene dentro.

La tapa de la olla es algo que siempre tiene que lavarse a mano y siguiendo las instrucciones que se indicarán en el manual que incorporan al comprar el utensilio.

Es bastante común que aparezcan manchas azuladas en el fondo de la olla.

Si esto sucede no pruebe con lejía ni con amoniaco ya que inducirían a la corrosión de la olla.

Un buen remedio es frotarlas con vinagre.

Si la olla empieza a perder vapor por la junta de cierre es síntoma de que es necesario cambiarla.

Para su correcto mantenimiento es conveniente lavarla después de cada uso y secarla antes de volverla instalar.

La tapa necesita unos cuidados especiales, por ejemplo después de cada uso es recomendable limpiar a mano el orificio de salida de vapor con una varilla y la válvula de seguridad.

Hay que revisar continuamente las piezas, más aún cuando la olla ha sido muy utilizada.

Cualquier pieza de estos utensilios tiene recambios. Si se quiere comprar con seguridad cualquier recambio, es mejor dirigirse a la compañía a la que pertenece el artilugio que dispondrán de cualquier accesorio que se necesite.

Para la limpieza de las ollas super rápidas, no es necesario desmontar la válvula depresora, es suficiente con lavarla con chorro a presión.

Es muy importante que la olla no se sumerja en agua para enfriarla ya que taponaría las salidas de vapor.

Receta Paella de pollo en olla de presión

Ingredientes para 6 personas:

1. kg. de pollo cortado en trozos,

1 tazas de arroz,

1 cucharada de aceite,

1 cebolla chica

1 pimentón verde chico,

1 pimentón morrón chico,

1 dientes de ajo,

500 gr. de tomates maduros,

1 lata de guisantes,

3 tazas de agua,

sal, perejil, limón para decorar.

Método:

Poner el aceite en la olla, cuando este caliente dorar las cebollas, ajies y el ajo,  sacar a un mortero y machacar con el perejil, reservar.

En la olla ir friendo el pollo sin dorarlo demasiado, añadir el pimentón verde y el pimentón morrón,  cuando estén casi hechos añadir el tomate sin piel ni semillas cortado en cuadritos, a continuación rehogar  los guisantes y añadir el arroz dar una vueltas, añadir el agua hirviendo y el contenido del mortero.

Cerrar la olla y cocer durante unos 10 minutos.  Destapar y dejar sudar el arroz durante 10 minutos.  Servir adornado con rodajas de limón.

La olla a presión produjo, en el momento de su aparición, un efecto similar al del horno de microondas.

Desconcierto, desconfianza y extrañeza, al tiempo que un cierto temor ante su empleo.

SECRETOS EN RELACIÓN A LOS INGREDIENTES

PESCADO Es el producto de mayor dificultad, ya que se cocina con suma rapidez y no hay nada más desagradable que el pescado pasado de su punto de cocción. Envuélvalo en un repasador, si quiere que mantenga su forma. Si emplea vino blanco, debe ser seco. El dulce lo ennegrece.

CARNES Con la olla a presión podemos usar carnes de más bajo costo e igual valor nutritivo, cuidando la economía del hogar. Mondongo, lengua, patitas, elementos que necesitan conservar su sabor y olor particular y mucho tiempo de cocción, para poder transformarse en platos deliciosos, y de bajo presupuesto.

FRUTAS No lavarlas ni pelarlas para su cocción. Así conservan sus vitaminas prácticamente sin desnaturalizar.

VERDURAS Emplear poco agua, para conservar su color y sus propiedades vitamínicas, así como su forma.

ESPECIAS Y HIERBAS AROMÁTICAS Usarlas con precaución ya que la olla a presión concentra los aromas.

TRUCOS Y SECRETOS

Considere aproximadamente el tiempo necesario para cada cocción como 1/3 del habitual.

  • Termine la cocción reduciendo el fuego, apagándolo, y después de un rato alcance el punto justo con la olla abierta (y el fuego nuevamente prendido).
  • Es indispensable que la olla esté cerrada herméticamente al girar la tapa (en algunas ésta es ligeramente ovalada).
  • Cuando la válvula comienza a silbar la temperatura ha llegado al punto de hervor (100 grados centígrados).
  • Es el momento indicado para reducir la llama.
  • Aquí comienza el ahorro y la economía de combustible.
  • No abra jamás la olla mientras tenga presión.
  • Una vez transcurrido el tiempo de cocción, retire del fuego y enfríe la olla cerrada debajo de la canilla.
  • Si es necesario, continúe la cocción con la olla destapada hasta el punto deseado.
  • Recuerde que enfriar la olla no implica enfriar los alimentos, sino eliminar la presión.
  • No olvide abrir la válvula de seguridad.
  • Algunos platos deben perder presión lentamente, como las carnes.
  • Otros deben ser enfriados con rapidez, para evitar que se pasen de punto: el arroz, el pescado, las verduras y las pastas.
  • Nunca experimente con pastas rellenas.
  • Nunca llene la olla a más de 2/3 de su capacidad.
  • Nunca llene la olla a más de 1/3 si se trata de porotos o garbanzos, que duplican su volumen y pueden tapar la válvula de la olla.
  • Nunca llene la olla a más de 1/3 si se trata de puerros, acelgas o espinacas, que producen espuma y pueden tapar la válvula de la olla.
  • El orificio de salida de la válvula debe estar siempre limpio.
  • La goma que se adhiere a la tapa tiene que estar siempre limpia.
  • Es preferible cocinar con la menor cantidad de agua, de modo que lo que cocine sea el vapor, y los sabores queden concentrados.
  • Si queremos una sopa, después añadiremos más agua, caldo, crema, o el ingrediente que se desee incorporar.

Cantidad de agua y tiempos de cocción para cocinar en olla a presión

Legumbres frescas: Judías verdes, tomates, puerros, alcachofas, coliflor, guisantes, patatas y zanahorias.

Cantidad de agua para las legumbres frescas: 1/8 litros por cada ½ kg de legumbres frescas

Tiempo de cocción para las legumbres frescas: Judías verdes y puerros: 5 minutos Tomates, coliflor, guisantes, patatas y zanahorias: 6 minutos alcachofas: 10 minutos

Legumbres secas: Judías, garbanzos y Lentejas.

Cantidad de agua: Poner en remojo la noche antes como se hace usualmente. Lleva 1 litro de agua por ½ Kg de legumbres secas.

Tiempo de cocción: Judías: 45 minutos Garbanzos y lentejas: 20 minutos.

Pastas: Arroz y macarrones

Cantidad de agua: Deben ir cubiertas completamente de agua las pastas.

Tiempo de cocción: Arroz: 6 minutos Macarrones: 5 minutos

Pescados: Merluza, lenguado, atún, besugo, calamares y bacalao.

Cantidad de agua: se deben cubrir completamente los pescados.

Tiempos de cocción: merluza y besugo: 5 minutos. lenguado: 3 minutos Atún: 4 minutos Bacalao: 6 minutos Calamares: 10 minutos.

Asados: Cordero, conejo, pollo y ternera.

Cantidad de agua:Dorar, sazonar y añadir un vaso de vino blanco.

Tiempo de cocción: Cordero: 15 minutos. Conejo y pollo: 5 minutos ternera: 6 minutos.

Carne en salsa: Callos, liebre, morros, lengua, pollo, cordero y ternera.

Cantidad de agua: Haga la salsa más espesa que de costumbre y cubrir de agua.

Tiempos de cocción: Callos, morros y lenguas: 50 minutos Liebre: 45 minutos Pollo y cordero. 15 minutos Ternera: 10 minutos.

Frutas: Albaricoque, mermeladas, compota de manzana y peras

Cantidad de agua: Un vaso de agua cada ½ kg de fruta

Tiempos de cocción: Albaricoque, mermeladas, compotas de manzanas o peras: 3 minuto

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 27 seguidores