Cocina fácil para la mujer moderna o cocina moderna para la mujer fácil

¿Está bien llevarse a casa la comida que sobró en un restaurante?


¿Está bien llevarse a casa la comida que sobró en un restaurante?

Foto dodadd@sbcglobal.net Flickr CC

La práctica de pedirle al mozo que prepare la comida que quedó en el plato para llevarla se inició en Estados Unidos. Allí a las bolsas para sobras la llaman Doggy Bag (Bolsa para el perro), un nombre discreto que pretende indicar que la comida se le dará a una mascota y no a una persona.

Rose Galfione, licenciada en Relaciones Públicas, cocinera, sommelier y autora del libro El arte de recibir en casa, tiene conocimientos y opinión sobre las “doggybags”: “Es interesante el tema, porque la gente no sabe si es un derecho, un atrevimiento o una total falta de educación”, dijo en entrevista con Cukmi.

¿CUKMI: ¿Es correcto hacer llevarse las sobras?

ROSE: En general en restaurantes de categoría esto no sucede: no sólo porque no se estila hacerlo, sino porque que los platos tienden a salir emplatados y a ser menos abundantes; además, la presencia de niños que son los que generalmente dejan sobrantes, es menos frecuente. Menos aún en hoteles o restaurantes donde ofrecen buffets, en los que cada cual se sirve a gusto, es una opción válida ya que se supone que uno debe servirse con la cabeza y no con el estómago. Sin embargo, puede pasar que pequemos de tentados y dejemos la mitad del plato; hay hoteles y establecimientos gastronómicos que no adoptan esta modalidad (que no es, ni más ni menos que un servicio más y no un derecho del comensal) por cuestiones logísticas, ya que para que uno pueda llevarse las sobras deben contar con bandejas descartables, envoltorio y alguien que se ocupe de hacerlo. El hecho de que sean “restos” no significa que la comida deba perder su decencia siendo arrojada dentro de una bolsa de plástico.

CUKMI: ¿En qué tipo de lugares está permitido?

ROSE: Hay algunos restaurantes informales que lo permiten, sobre todo los “Made in USA”, no así en aquellos que tienen servicio de “tenedor libre” y que muchas veces está aclarado en la misma carta. Esto lo hacen para evitar la “viveza criolla” de servirse un último plato sólo para llevárselo a casa; es decir: uno paga por servirse cuantas veces quiera, pero debe terminar el plato en el lugar, sin derecho a exigir que le envuelvan el sobrante.

CUKMI: ¿Qué hay de esta tendencia en la Argentina?

ROSE: Sé de algunos lugares que lo hacen. El tema es que aquí la gente tiende a tener cierto pudor y no se anima por “el qué dirán” o por pecar de cursi.

CUKMI: ¿Y en otros países?

ROSE: En países que han pasado hambrunas tremendas, si uno deja la mitad de un plato (y a veces menos) el mismo mozo le va a ofrecer envolvérselo como algo muy natural. Me pasó en Praga y en Viena, en lugares de comida típica, muy informales. En París, sin embargo, es muy probable que te miren de reojo con una petición semejante y en España la creencia popular tiende a descalificarlo.

Los estadounidenses son los que llevan la delantera en esto, no importa la cantidad de estrellas que tenga el restó, la comida se envuelve en exóticos cisnes de aluminio, que parece más un trofeo que un “doggy bag”. Y de hecho para ellos lo es, porque el trofeo es llevarse la practicidad a casa.

CUKMI: ¿Es una cuestión cultural?

ROSE: El destino final de los sobrantes es definitivamente cultural. El tema no es comerse las sobras, ya que en los ámbitos privados uno come lo que le sobró en casa o lo reutiliza en otros platos, el tema es hacer público ese acto. Tal es así que hasta se disfraza la expresión con el termino “doggy bag”, asumiendo que lo que uno se lleva será para su fiel amigo y no para uno. Curioso, ¿no?

CUKMI: ¿Es aconsejable para determinado tipo de comidas?

ROSE: Aquí también debe aplicarse el sentido común y el verdadero destino que se le va a dar a la comida. Hay que tener en cuenta que la comida que nos llevamos de un restaurante, por cuestiones bromatológicas, debe llegar a una heladera en el corto plazo, con lo cual, llevarse una ensalada aderezada, una porción de papas fritas con huevo frito, unas rodajas de sashimi, unas frutillas con crema chantilly o un almendrado con Charlotte, probablemente tenga más que ver con un capricho que otra cosa.

CUKMI: En caso de estar en el local inadecuado, ¿qué pasa con las cantidades?

ROSE: Creo que justifica llevarse el plato cuando la porción que queda es razonable. Por un par de bocados no vale la pena. Cuándo el mozo se acerca a retirar el plato y le pregunta: ¿no le gustó? ¿qué pasó, no estaba bueno?, esa es la cantidad a ojo que justifica ser llevada. Y si bien dónde y cuándo es razonable hacerlo tiene que ver con el sentido común, además sugiero que antes de dar la orden de llevarse la comida, pregunten si el restaurant lo permite. La decisión no pasa sólo por nosotros, como dije antes, es un tema de logística o de reglamentación interna y no un derecho del comensal. Si fuera un derecho, todos los restaurantes deberían contar por ley, con envases descartables y ofrecer el servicio.

CUKMI: ¿Y cómo se resuelve el dilema múltiple entre el derroche de alimentos, comer de más y la etiqueta?

ROSE: En lo personal sufro tener que dejar comida en el plato y saber que terminará en un tacho de basura. Por eso, si no conocemos el lugar, es bueno preguntarle al mozo cómo son las porciones. Un mozo bien preparado sabe perfectamente cuando uno está pidiendo exageradamente y generalmente sugieren las cantidades; es bueno escucharlos. Si vamos con chicos podemos pedir media porción, optar por el menú infantil que siempre es más discreto en cantidades o motivarlos para compartir un plato. Esto además ayuda a los más pequeños tomar conciencia de lo que significa dejar un plato de comida. Pero tomar conciencia no es sólo una cuestión de niños.

En Hong Kong, multan a los comensales con el fin de limitar el derroche de comida con una suma fija por persona, sobre todo a aquellos que comen en buffets, cargo que está bien aclarado en las cartas para no tomar a nadie por sorpresa.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Usá los comentarios para contar tu propio punto de vista sobre el tema:

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

¿Está bien llevarse a casa la comida que sobró en un restaurante?

Estadisticas

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s